Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘shorts’ Category

Piper: emoción con plumas

t-piper-finding-dory-short-pixar-02

¿Es posible emocionar al espectador con una bola con patas, plumas y unos ojones bien grandes? Así, de buenas a primeras, no parecería; pero Pixar sí lo hace. Lo hizo con el divertidísimo corto For the birds (2000) y lo hace hoy gracias a Piper.

Con El viaje de Arlo (2015), Pixar trabajó el fotorrealismo a unos niveles realmente espectaculares. Los de la compañía del flexo tienen muy claro que los retos tecnológicos de la animación aún no se han terminado. Pero, además, son plenamente conscientes de que uno puede ser muy bueno técnicamente, pero si no tienes una gran historia, no sirve…, y algo de eso les ocurre en la película de Arlo.

Aquí, el debutante Alan Barillaro —lleva unos años trabajando como animador en Pixar— nos cuenta con maestría una historia que todos hemos vivido, antes o después: aquel momento en que, por primera vez, tenemos que salir a la calle y movernos por el mundo sin nadie que nos diga qué hacer. Tendremos amigos, sí —¡qué arte para hacer que te caiga tan simpático una especie de cangrejo de ojos saltones!—; pero para vivir, hay que arriesgar. Y los amigos nos enseñan que sí vale la pena. Piper lo aprende en un día; pero un día que, para él, es como la eternidad que no quieres que termine. Y es que descubrir algo vital para ti, te da una alegría tan grande, que no puedes ni dejar de disfrutarlo ni, por supuesto, como le ocurre a nuestro protagonista, compartirlo con los demás.

En Pixar hay dos tipos de cortometrajes: los simpáticos y divertidos —a veces mucho—, sin más, y los que también son muy profundos. Barillaro coloca este cortometraje al nivel del inmejorable La luna (2011), que nos mostraba, a través de la historia de tres generaciones, la importancia de la inocencia para aprender y aprender a aprender.

Una gran corta película 100% Pixar que, como todas las grandes de la compañía del flexo, recomiendo ver más de una vez.

(hasta que desaparezca, aquí lo tenéis:)

Anuncios

Read Full Post »

borrowed-time

Érase una vez…

Así podría empezar esta nueva entrada: unos animadores que trabajan en Pixar (el corto, NO es de Pixar), Andrew Coats y Lou Hamou-Lhadj, deciden aprovechar el tiempo que les presta la libertad entre tarea y tarea…: ¡que no debe de ser poca!, a juzgar por su currículum: Coats ha trabajado en Cars 2, Brave y Del Revés. Y su colega, en Wall-EToy Story 3El viaje de Arlo y, también en Brave.

Pero esta vez, deciden aprovechar sus ‘ratos libres’ (prestados) para hacer algo totalmente espectacular, pero no para niños. Profundo: técnicamente y humanamente. Muy duro. Sí: mucho. La historia de un padre y su hijo. Y de un tiempo prestado (que eso significa ‘borrowed time’): el que se te da para que hagas algo mucho más grande de lo que pretendías. El que obtienes cuando te dicen: “tú no tienes la culpa” o, más aún: “te perdono”…

Que de eso habla Borrowed time.

De hecho, cuando acabé de verlo, sin buscarlo, me vino en la mente ese tiempo prestado de Carl Fredricksen y el mensaje de su eterna Ellie: “Gracias por la aventura. Ahora empiezas una nueva”.

(aquí lo puedes ver entero)

(más…)

Read Full Post »

paperman

Hay veces que uno se queda anonadado. O porque no sabe qué decir ante un disparate –del tamaño que sea– o porque ha visto algo sencillamente –¡cómo me gusta esta palabra!– genial. Con Paperman (2011) me ha ocurrido lo segundo: a la espera de The blue umbrella, que tiene pinta de seguir la misma técnica –mezcla de animación tradicional y 3D–, Disney nos regala este fantástico cortometraje. Fantástico por su sencillez y por su bonita historia.

Es precisamente porque nos gusta lo que vemos, que inmediatamente nos hacemos con el relato, aceptamos lo fantasioso y decimos –casi diría: “¡le exigimos!”– a George, el protagonista: “¡Se puede saber a qué estás esperando?”

Muy acertado lo que dicen los de “Las horas perdidas“:

Una auténtica hermosura y la clase rara de cortometraje que depende más del alma que del cerebro. Increíble lo lejos que puede llegar esa fórmula, bien planteada.

Es así. Y es –me parece– el toque Lasseter.

Read Full Post »

The-Blue-Umbrella

Mientras espero disfrutar con el nuevo volumen de los cortometrajes de Pixar (insigne regalo de sus majestades mágicas), me llega una nueva –en principio– alegría pixariana que acompañará Monsters University (estreno el 21 de junio). Supongo que a muchos les pasa lo mismo: da gusto ver cómo deben disfrutar los de Lasseter creando historias de algo tan insustancial como la relación amorosa entre dos paraguas.  Esta es la sinopsis oficial:

Es un noche muy lluviosa, y la ciudad se llena de vida con el sonido de las tuberías que gotean la lluvia, silbando toldos y canalones llenos de agua. Un paraguas azul se encuentra con un paraguas rojo, del cual se enamora y queda estancado en el amor para siempre.

John Lasseter lo ha dicho muchas veces: que le gusta animar cosas inanimadas. Por lo visto, estamos ante un corto podríamos decir que “minimalista”: sencillez de imagen (estilo fotográfico), sencillez de diseño… ¿Cómo es posible dar vida a un paraguas y con un rostro tan poco expresivo: sólo dos puntos y tres línieas? Lo consiguieron con unos robots y una cucaracha. Lo consiguieron con unas “sombras” –me refiero a Day & Night–. ¿Por qué no con unos paraguas?

Os dejo con el vídeo: sinceramente, tiene pinta de confirmar lo que tan bien trabaja Pixar: lo más importante ¡son los personajes y las historias, no la técnica!

Y una imagen más:

THE BLUE UMBRELLA

Read Full Post »

Pues sí: hoy es el gran día. Quería felicitar a todos mis lectores -muchos asiduos: ¡gracias!- deseándole mi más sincera felicitación de Navidad. Escribí un cuento en otro lado, pero aquí tocaba algo de animación. Sinceramente, me pareció una buena idea el cortometraje de Disney The Small One (1978) (Pequeño, un cuento de Navidad -en América Latina- o Un borrico por Navidad, en España), dirigido por Don Bluth, que después sería bastante conocido Fievel y Anastasia (1997) (además de colaborar de un modo u otro en un sinfín de películas de animación)…

Sin más, os dejo con este corto que me parece genial y ¡os deseo una muy feliz Navidad y próspero año nuevo 2013!

Read Full Post »

Hace ya bastante tiempo hablé de lo que me parecía el corto más largo de Pixar. Con Up, los amigos del flexo consiguieron hacer una de -a mi parecer- las películas más humanas que han creado. Con Brave, nos han vuelto a sorpender con un cortometraje que es sencillamente espectacular. ¡Ep! No por sus efectos, truenos y coches a prueba de bombas… No: son las historias más simples las que, a menudo, más mella dejan en nosotros.

La Luna es la historia de tres generaciones. Tres generaciones en poco más de 6 minutos: el abuelo, el padre y el hijo, y de cómo éste aprende la profesión de los dos. Es todo un acto casi litúrgico: el niño ya ha llegado a la edad y se merece realizar por primera vez lo que han hecho durante tanto tiempo sus antepasados. Y se merece, en primer lugar, la gorra: como el símbolo de “ya estás en la familia al 100%”.

Pero -¡ay, los “peros”!- una profesión así necesita lo que parece que han perdido tanto el padre como el abuelo: ¡la inocencia! Sólo un niño es capaz de captar a la primera qué es lo que hay que hacer con algo tan grande como lo que acaba de caer. Sólo él es capaz de sorprenderse de verdad, para aprender y, mientras los padres -que también han sido hijos- discuten, él actúa. Como un pequeño Principito.

 

Otro broche de oro para Pixar. Aquí, concretamente para Enrico Casarosa, el director y Michael Giacchino, ya un habitual en las bandas sonoras de la compañía.

[actualización: 11/12/2016]

Cuando publiqué este artículo, hace ya cuatro años, no tuve ningún problema en comparar La Luna con El Principito. Me parecía algo inmediato. Hoy, buscando algún sitio donde se pueda ver el vídeo online, me he encontrado con que alguien dice lo mismo. Me ha gustado porque, sigo viendo en el cortometraje una gran adaptación de la obra maestra y las historias de Saint-Exupéry.

Read Full Post »


Está claro -pienso que nadie lo duda- que hoy la mejor empresa de animación es Pixar. Los hombres de John Lasseter han sabido crear historias que enamoran a grandes y a pequeños; y -cosa nada sencilla- consiguen cosechar éxito de público y de crítica…

Pero lo cortés no quita lo valiente y de vez en cuando sale alguna otra compañía que nos sorprende gratamente. Y, a mi parecer, Despicable Me (mi villano favorito) merece estar entre las buenas películas de animación.

(más…)

Read Full Post »

Older Posts »